En control la seguridad nocturna del Recinto de Río Piedras de la UPR

tore-upr

La seguridad en el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR-RP) está en control luego de haberse reforzado las medidas de seguridad en horas de la anoche y madrugada para no permitir el acceso de personas ajenas al campus.

“El plan de seguridad implantado en la última semana ha sido efectivo y desde entonces no se han reportado incidentes de ningún tipo en el área de las piscinas”, así lo aseguró hoy el director de la Oficina de Seguridad y Manejo de Riesgos de la UPR-RP, licenciado Samuel González González.

El funcionario explicó que en la última semana ha aumentado la vigilancia nocturna en todo el recinto incrementado el patrullaje interno, al tiempo que se han designado oficiales de seguridad en turnos rotativos dentro de las piscinas y alrededor de estas. Agregó que dichas medidas se harán extensivas durante todo el verano y que considerarán que permanezcan hasta cuando sean necesario.

González González aclaró que la información que se tiene sobre las personas que han invadido los predios del campus “podemos garantizar que no son estudiantes del Recinto”. “Hemos presenciado lo que ha sucedido en algunas noches junto al rector, Carlos Severino Valdez, y hemos constatado que las personas que en su momento traspasaron los límites de nuestro campus en horas de la madrugada no son estudiantes”, acotó.

De la misma manera, el Director de la Oficina de Seguridad y Manejo de Riesgos de la UPR-RP indicó que aguardan porque la Policía de Puerto Rico ofrezca alguna colaboración en el patrullaje preventivo en zonas aledañas al recinto.

“Hemos requerido la colaboración de la Policía al menos con rondas de patrullas alrededor del campus, mas al momento no hemos tenido una respuesta asertiva a pesar que nuestras comunicaciones han sido directamente con el Superintendente de la Policía”, afirmó el funcionario.

“Nuestro compromiso es garantizar la seguridad en el Recinto y el buen uso de nuestros recursos para el beneficio de la comunidad universitaria y de nuestros vecinos. También nos preocupaba la seguridad de las personas que invadían el campus en horas de madrugada de forma inapropiada, razón por la que estamos firme en no permitir el acceso de nadie a nuestro campus en horas no autorizadas”, sentenció González González.