NIH otorga $1.4 millones a la UPR-Río Piedras para desarrollar implantes de huesos

Samir A. Bello, Jaime Santillán, Dr. Nicolau, Simara Laboy López

Por Naylie Vélez Figueroa
Estudiante Reportera
Oficina de Comunicaciones
Recinto de Río Piedras – UPR

Fotos Robert Feliberty Milland

Un proyecto muy novedoso sobre el estudio de la regeneración de huesos, desarrollado en el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (RRP-UPR), recibirá $1.4 millones por parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés).

La propuesta, cuyo investigador principal es el doctor Eduardo Nicolau, busca mejorar en un futuro la calidad de vida de pacientes que reciben implantes de huesos. Desde su laboratorio en el Departamento de Química de la Facultad de Ciencias Naturales, el profesor Nicolau y un grupo de estudiantes comenzaron a desarrollar implantes blandos basados en celulosa, componente principal de las plantas.

Mediante la aprobación de la propuesta titulada Andamios bioactivos de celulosa para aplicación en lesiones craneofaciales, el equipo integrado por cuatro estudiantes subgraduados y cinco graduados, analizará cómo el desarrollo de fibras que contienen este hidrato de carbono ayuda a regenerar los huesos.

“Estamos muy contentos porque, al aprobarse la propuesta, se valida la calidad de la enseñanza y la investigación en la UPR. Desde la universidad, queremos seguir aportando al capital intelectual de la isla y el mundo”, expresó Nicolau López, catedrático asociado y líder de la investigación.

El estudio, que será financiado por un periodo de cuatro años, investigará la velocidad en la que se regenera el hueso, una vez se haya expuesto al material de celulosa en forma de fibras y a otras moléculas compuestas, conocidas como péptidos.

Además, abarcará el proceso mediante el cual una porción de tejidos vegetales, conocidos como injertos, se unen con otros y forman andamios porosos de celulosa que cumplen una función benéfica en el cuerpo.

“Esto es algo de lo que se conoce muy poco, que podría ayudar a pacientes con condiciones o lesiones craneofaciales, y queremos aportar nuestro granito de arena desde la UPR”, añadió Nicolau.

Según el profesor, los fondos obtenidos permitirán que su grupo de investigación “pueda adquirir instrumentación científica sofisticada” que hasta el momento no se encuentra en Puerto Rico. Además, servirá para “contratar investigadores postdoctorales que ayuden en toda la parte experimental e intelectual” del estudio.

En el proceso investigativo participarán estudiantes graduados de distintas ramas de las ciencias naturales. El grupo de investigadores lo componen Jaime Santillán Mercado, de Física, y Samir Bello Melo, postdoctoral de Biología, así como la estudiante de sexto año Simara Laboy López.

“La mayor contribución que ha tenido la investigación ha sido el obligarme a desarrollar la persistencia necesaria para no quitarme cuando las cosas se ponen difíciles. Esta persistencia es clave para el éxito”, confesó Laboy López, alumna del Programa Graduado de Química.

Asimismo, añadió que ha aprendido que, “para ser un científico, no necesariamente tienen que ser exitosos tus experimentos. El valor de un científico se le atribuye más bien a la capacidad de persistir, evaluar dónde se pudo haber cometido un error y resolverlo. También he aprendido a reconocer las herramientas que puedas necesitar para completar un experimento satisfactoriamente y tener la iniciativa necesaria para buscar ayuda y/o crear colaboraciones entre pares”, concluyó.

A la investigación, también se unieron estudiantes subgraduados pertenecientes al Departamento de Biología, tales como Pedro Méndez Fernández, Loreilys Mejías Rivera y Jorge Padilla Salas.