Recinto de Río Piedras alza la voz por Oscar

0

Por: Rebeca J. Agosto Rosa

Uniéndose al reclamo nacional por la excarcelación del puertorriqueño Oscar López Rivera, considerado uno de los prisioneros políticos que más tiempo ha pasado tras las rejas en el mundo, el Consejo General de Estudiantes (CGE) de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras (UPR-RP), organizó la jornada “La Iupi con Oscar”, con el fin de crear consciencia entre el estudiantado y el país sobre la historia y la lucha por su libertad.

La jornada contó con el apoyo de figuras prominentes como el escritor y profesor Eduardo Lalo, la periodista y exalumna Yolanda Vélez Arcelay, el presidente de la Universidad, Uroyoán Walker Ramos, y el rector del Recinto, Carlos Severino Valdez, quienes se unieron para llevar el mensaje de que la UPR está con Oscar más allá de los portones.

Como parte del compromiso de la Universidad con este movimiento, que busca ser del país, Severino Valdez enviará una carta al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, solicitando que otorgue un indulto al preso político.

“La causa por la liberación de Oscar López Rivera es una cuestión de derechos humanos. Es precisamente este entendimiento lo que ha generado un consenso amplio a favor de su tan esperada liberación”, lee el borrador de la carta en inglés. “Esta es una oportunidad única para demostrar el compromiso de los Estados Unidos con los ideales de los derechos humanos que proclaman tan prominentemente en los asuntos internacionales”, expone el borrador.

El escrito destaca algunas similitudes entre el presidente y el prisionero, como los años de juventud dedicados a la lucha contra las injusticias sociales en las comunidades desfavorecidas de la ciudad de Chicago. Además, señala que aunque los caminos de ambos hombres tomaron rumbos diferentes, “décadas más tarde, se pueden volver a encontrar”.

“Vamos a conversar”

“La Iupi con Oscar” buscó educar sobre el llamado a la excarcelación más allá de ideologías políticas. Según Eliezer Nieves Carrucini, presidente del Consejo de Estudiantes de la Facultad de Educación, “que una universidad, incluyendo al presidente, al rector y sus facultades, esté en la misma voz, hace que el mundo y el país vean más allá de una ideología política, que es lo que buscamos, que sea un pueblo, una universidad… tras la excarcelación de Oscar López”.

conociendooscar001jpg

La jornada, celebrada la semana pasada, consistió de varios conversatorios, exposiciones de arte, libros y fotografías, la creación de murales, una vigilia, y un concierto que reunió a Tito Auger, Nore Feliciano, Walter Morciglio, Rucco Gandía, Chabela Rodríguez, el Grupo Tepeu, Jenaro con un toque de Vainilla, y el rap de Vladi.

“La actividad de hoy marca un capítulo muy importante en la historia”, señaló Clarisa López Ramos, hija de Oscar, durante un conversatorio en la Facultad de Ciencias Sociales. “Que los estudiantes, que son nuestra esperanza, se hayan unido… y que la institución haya aceptado el reto de que como institución universitaria respalden y apoyen la excarcelación de mi papá, es muy importante”, señaló.

“Lo último que se pierde es la esperanza. Yo todos los días… me levanto y me pregunto qué puedo hacer hoy para lograr que mi papá llegue antes del 2023”, indicó López Ramos. “A mis 43 años, yo todavía tengo una niña de diez años dentro que quiere compartir tiempo y espacio con su papá”, expresó.

El puertorriqueño oriundo del pueblo de San Sebastián fue sentenciado en 1981 a 55 años de prisión por conspiración sediciosa contra el gobierno de Estados Unidos, condena a la que luego se añadieron 15 años por conspirar para escapar de la cárcel. En 1999, el presidente Bill Clinton ofreció indultos a veinte presos políticos puertorriqueños, pero excluyó a dos. En solidaridad y protesta por sus compañeros, Rivera López rechazó el suyo y permaneció en cautiverio. Aunque algunos años después aquellos prisioneros pudieron salir en libertad bajo palabra, a Oscar se le ha negado esa posibilidad.

Rivera López ha cumplido con 33 años de su condena en varias cárceles federales, doce de los cuales fueron en aislamiento total, es decir, sin que su familia pudiera tener visitas de contacto. A los 71 años de edad, todavía le restan por cumplir nueve años de condena. De no ser indultado, saldría de la cárcel en el 2023.

Son muchas las personas que se han unido a los reclamos y campañas por su excarcelación, desde Puerto Rico y el resto del mundo, incluyendo a cuatro premios Nobel de la paz: Rigoberta Menchú (Guatemala), Mairead Corrigan Maguire (Irlanda del Norte), Adolfo Pérez Esquivel (Argentina) y Desmond Tutu (Sur África).

oscar-02

Share.