La violencia es mucho más que golpes

0

Por: Wilfredo J. Burgos Matos, Miriam Betancourt y Miosotis Cortés

“No somos convencionales, no tenemos un presupuesto asignado y no contamos con  personal administrativo. Esta iniciativa se legitima por el trabajo intelectual e investigativo que hacemos y por las propuestas para financiar nuestras actividades que trabajamos en el camino”. Así describe la socióloga Madeline Román, catedrática de la Facultad de Ciencias Sociales del Recinto de Río Piedras, su sueño de un verano, la creación del Instituto de Investigación Violencia y Complejidad (IVC), un esfuerzo académico independiente cuyo objetivo es investigar el problema de la violencia.

El perfil de los componentes de este esfuerzo, que inicialmente contó con el apoyo del programa de Iniciativas de Investigación de Actividad Creativa Subgraduada (iINAS), del Recinto de Río Piedras, denota su vocación multidisciplinaria, su diversidad y empuje. Se trata de un conjunto de profesores-investigadores de diversas unidades del sistema de la UPR inspirados en el paradigma de la complejidad propuesto en su momento por el sociólogo francés Edgar Morin. La incertidumbre y la diversidad son características del fenómeno violencia y la aproximación al asunto por parte de estos académicos, también.

Socióloga Madeline Román

Socióloga Madeline Román

Marlene Duprey (Ciencias Sociales de Estudios Generales, Recinto de Río Piedras de la UPR), Elizabeth Crespo Kebler (Ciencias Sociales, Recinto de Bayamón de la UPR), Karen Entrialgo (Ciencias Sociales, Recinto de Arecibo de la UPR), José Javier Colón Morera (Ciencia Política, Recinto de Río Piedras de la UPR), Amarillys Muñoz Colón (Departamento de Psicología,  Recinto de Río Piedras de la UPR), Carmen Milagros Vélez (Ciencias Sociales de Escuela de Salud Pública, Recinto de Ciencias Médicas), Maribel Ortiz Márquez (Español de Estudios Generales, Recinto de Río Piedras), Margarita Mergal (Escuela de Comunicación, Recinto de Río Piedras), Sonia Serrano (Ciencias Sociales, Recinto de Carolina de la UPR, Ida de Jesús (Economía, Recinto de Río Piedras de la UPR), María I. Quiñonez (Ciencias Sociales de Estudios Generales, Recinto de Río Piedras de la UPR) y Peg Birmingham (Filosofía, Universidad DePaul en Chicago) son algunos de los profesores que intervienen de un modo u otro en el Instituto de Investigación Violencia y Complejidad.

La pasión por el pensamiento

Román sostiene que, luego de tres años de su creación, uno de los principales retos que enfrenta el Instituto está relacionado con los procesos administrativos y las prioridades de las entidades que financian las investigaciones. “Tiene que ver, por un lado, con toda la cuestión burocrática que se requiere para someter propuestas de investigación. Y, por otra parte, con que la gran mayoría de las entidades que dan fondos se orientan a investigaciones cuantitativas y no cualitativas”. El debate en torno a la “pertinencia” o el “valor” de las investigaciones, y la dicotomía entre las ciencias naturales o lo social, está en el telón de fondo.

Y es que el paradigma de la complejidad no admite una mirada simple, que se pueda medir desde el enfoque cuantitativo únicamente, pues hay demasiados abordajes posibles al momento de reflexionar sobre la violencia. Es por eso que, dos propuestas que sometió el Instituto, una a la National Science Foundation (NSF) y otra a la National Endowment for the Humanities (NEH), fueron rechazadas, pues se privilegian otras aproximaciones. Pero el caso más interesante es el de la NSF.

Dicho organismo no avaló la propuesta a pesar de que recientemente aprobaron un documento denominado Mosaico, que busca atender acercamientos investigativos a las ciencias humanas y sociales y no solo a las duras y naturales. Según Román, la propuesta no fue aprobada porque la complejidad “no es mainstream” ni teórica ni metodológicamente.

De otro lado, para la profesora Marlene Duprey, una de las principales colaboradoras del IVC, el asunto de la investigación en el Recinto tiene otra dimensión: la sobrecarga de trabajo que sufren los docentes. “Uno de los problemas fundamentales es que los profesores tenemos exceso de trabajo administrativo, aparte de la carga de cuatro cursos. Me refiero, por ejemplo a la labor en comités departamentales y de facultad, y  a los talleres a los que tenemos que asistir. ¡Tenemos muchas tareas!  Investigar es un trabajo muy arduo y parecería que la institución (UPR) y el país, en general, atenta contra eso”.

Quizás por eso el  Decano de Estudios Graduados e Investigación del Recinto de Río Piedras, Pedro J. Rodríguez, reconoce el mérito de iniciativas como la del Instituto. Estima que se trata de esfuerzos necesarios y vanguardistas en el contexto de un escenario (el de la sociedad contemporánea) en el que se apuesta por los conocimientos múltiples. Además, Rodríguez celebra los esfuerzos de investigación que se desarrollan al margen del DEGI porque entiende que ayudan a fortalecer y ampliar la base de la investigación en el Recinto de Río Piedras, algo que “nos da fortaleza  como universidad y como país”, afirma el funcionario, que asumió la dirección del DEGI en enero pasado.

Para conocer los esfuerzos que realiza el Instituto de Investigación, Violencia y Complejidad acceda al enlace de su página web: http://violenciacomplejidad.blogspot.com/

Nota: Esta es la primera parte de un reportaje en equipo producido por estudiantes del Seminario en Periodismo II de la Maestría en Comunicación, a cargo del profesor Mario E. Roche. En la última parte se presentan los testimonios de algunos profesores y estudiantes participantes, y conoceremos detalles de los nuevos proyectos del Instituto de Investigación Violencia y Complejidad

Share.