Teatro UPR

Breve panorama histórico[1]

La inauguración del Teatro de la Universidad en 1939, constituyó uno de los eventos más importantes en la gestión teatral y cultural de Puerto Rico ya que el Teatro Municipal de San Juan, construido en 1832, funcionó como teatro hasta el 1939, cuando comienza a utilizarse como almacén.  No es hasta 1950 que reabre y se bautiza en honor al más notable dramaturgo puertorriqueño del siglo XIX, Alejandro Tapia y Rivera.

A finales de la década del treinta, San Juan no contaba con unas instalaciones teatrales gubernamentales equipadas y con un aforo propio para una ciudad capital.  El Teatro de la Universidad, apoyado por las cualidades del edificio, vino a llenar ese espacio.

Las cualidades del edificio

Los arquitectos Francisco Gardón (1891-1936) y Rafael Carmoega (1884-1968) dotaron el espacio universitario –hermanado en decoración y estilo con La Torre de la UPR- con casi todos los requerimientos de una gran sala de espectáculos: talleres de construcción de escenografía y vestuario, camerinos, un área para la administración, dos boleterías, un salón de espera para los actores, almacenes, salones de pintura, y un aforo de sobre 2,000 butacas.  Además, el espacio escénico estaba equipado con aire acondicionado, un sistema de contrapesos para la tramoya, trampas, y un equipo de luces teatrales, entre otros atributos.

La restauración

El Teatro de la Universidad cierra en 1998 para comenzar un proceso de remodelación.  El 15 de septiembre de 2006 reabrió completamente restaurado.  Dicho proyecto de restauración incluyó, primero, todo lo relacionado con la estructura del edificio, techos, mecánica, electricidad, seguridad, y otras intervenciones necesarias.  Por otra parte, se atendieron los sistemas de tramoya, cortinas, iluminación escénica y sonido, además del foso de la orquesta y un piso nuevo para el escenario.  Más allá de estos sistemas técnicos avanzados de teatro, se atendieron las necesidades del resto del interior como los camerinos, pasillos, vestíbulos, área de confección de vestuario, servicios sanitarios y las áreas administrativas y de comunicaciones.

 

Gran escenario

Desde su construcción, el Teatro de la Universidad ha sido el centro cultural más importante del país; escenario de una gama de producciones del más diverso perfil, plaza para principales compañías de teatro y baile, orquestas sinfónicas, óperas y artistas populares.  El Teatro es también el aula magna de la Universidad y, como tal, sede de solemnidades académicas, conferencias y foros.

En los años cincuenta se hicieron en el Teatro las producciones de la Metropolitan Road Opera, permitiendo al país escuchar en persona a los grandes del canto de ese periodo tan importante.

Aquí se ha escuchado cantar a Marian Anderson, Monserrat Caballé, Plácido Domingo, Joan Sutherland, Luciano Pavarotti, Richar Tucker, Zinka Milanoff, Leonard Warren (quien cantó aquí antes de debutar en el Metropolitan Opera House), Victoria de los Ángeles, Elizabeth Schwarzkopf, Jan Pierce, Beverly Sils, Renata Scotto, Alfredo Kraus, José Carreras y nuestros Justino Díaz, Margarita Castro y Pablo Elvira.

También ha sido anfitrión de los grandes ballets del mundo, el Ballet Ruso de Montecarlo con Alicia Alonso, Margot Fonteyn, Alicia Markova, Ludmililla Scharina, Fernando Bujones e Igor Youskevitch.  Ballet de San Juan se estrenó en 1954 en el Teatro.

Fue hogar de la Orquesta Sinfónica por muchas temporadas y sirvió como escenario principal para el maestro Pablo Casals y el Festival Casals.

Sede de festivales de toda índole, el Teatro nunca perdió su conexión académica.  Por más de 55 años se realizaron allí las graduaciones, y se premió a figuras como el Arzobispo Desmond Tutu de África del Sur.  Igualmente se han escuchado a figuras del mundo intelectual de la talla de José Figueres, Gabriela Mistral, Federico Onis, Juan Ramón Jiménez, Jorge Luis Borges, Pedro Salinas, Mario Vargas Llosa, Isabel Allende, David Leaky, Arnold Toynbee, Victor Frankl, Cornel West, entre otros.

Muchos de nuestros mejores actores, actrices y directores desarrollaron sus talentos en el Teatro de la Universidad: Miriam Colón, fundadora del Teatro Rodante de Nueva York, José Luis Marrero, Cordelia González, Teófilo Torres y muchos más.

[1] Tomado de las Notas al programa de la exhibición ’70 años de diseño teatral universitario’ realizada en 2009.  Escrito por José Félix Gómez Aponte, PhD.