Página PrincipalÚltima Hora Última Hora

11:39 am - 04/09/2009

Carta del Presidente de la UPR: A la comunidad de la Facultad de Ciencias Naturales del Recinto de Rio Piedras

3 de septiembre de 2009

A LA COMUNIDAD DE LA FACULTAD DE CIENCIAS NATURALES
DEL RECINTO DE RÍO PIEDRAS

Antonio García Padilla

El viernes pasado, 21 de agosto, se completó exitosamente el proceso de subasta de la remodelación y puesta al día de los laboratorios de química del edificio de Ciencias Naturales.

Las obras, que responden al diseño de “DS+C, Arquitectos e Ingenieros”, comprenden la remodelación de aproximadamente 24,255 pies cuadrados de espacio de laboratorios en tres pisos del edificio de Ciencias Naturales. También se rehabilitarán 8,085 pies cuadrados de áreas de apoyo, como cuartos mecánicos, data y telefonía, y 2,000 pies cuadrados del sótano.

Las instalaciones a intervenirse se construyeron a principios de los años 70. Habrán de actualizarse para cumplir con los más recientes códigos, regulaciones y requisitos de acreditación. Se reconfigurarán los laboratorios para maximizar su uso.

El proyecto conlleva una mejora significativa en la infraestructura. El alcance incluye intervenciones con los sistemas de aire acondicionado, extracción, suministro de agua, iluminación y electricidad. El diseño se dirige hacia la conservación de energía para minimizar costos.

Se trabajará la remodelación en tres fases para poder mantener el programa académico mínimamente alterado. En la primera fase se intervendrá el segundo piso, que estará listo para el próximo semestre. Luego, consecutivamente, se intervendrá con el primer piso como segunda fase. Por último se intervendrá el tercer piso y se tendrá el proyecto finalizado para poder ofrecer los cursos en el próximo agosto de 2010. Se estiman 325 días para completar el proyecto y la instalación de los mobiliarios.

Como se sabe, el primer piso alberga tres laboratorios de Química Orgánica y tres cuartos de preparación. El segundo piso tiene tres laboratorios de Química General y tres cuartos de preparación. El tercer piso cuenta con un laboratorio de Química Física, un laboratorio de Química Instrumental y dos laboratorios de Química Analítica. También incluye dos salones de clase.

Inversiones como ésta, alineadas con la Meta VIII de Diez para la Década, deben siempre colocarse en su perspectiva correcta, según la propia Meta VIII lo articula: en la Universidad las construcciones, las inversiones de capital cobran su sentido en tanto proveen nutrientes, apoyos, respaldos y entusiasmos en el adelantamiento de la agenda académica de investigación, docencia y servicio de la institución. Así es que deben concebirse esas inversiones. Dicho de otra forma, la meta no es generar, sin más, la renovación física de la Facultad de Ciencias Naturales, puesta al día en su infraestructura. La idea es, mucho más allá, impulsar con las instalaciones que los tiempos reclaman, el proyecto académico de la Universidad; respaldar el reclutamiento y retención de estudiantes y docentes de primer calibre; respaldar las agendas de investigación que enfaticen en proyectos de alta competitividad.

Más aún, como ustedes conocen, la ampliación de los laboratorios de ciencia en Río Piedras es parte de un esfuerzo mayor impulsado por la Universidad y dirigido a poner al día la infraestructura de investigación y enseñanza en las ciencias, desde las escuelas superiores públicas, a través del sistema universitario, culminando con el edificio de ciencias moleculares que se construye en Río Piedras entre los recintos de Río Piedras y de Ciencias Médicas. Es parte de la infraestructura que el país necesita para evolucionar de una economía basada principalmente en la manufactura de productos y medicamentos, a una economía que combine esa manufactura con la generación y desarrollo de nuevos productos. Así lo reconoce el sexto objetivo de la Meta III de Diez para la Década. Porque ese movimiento en la línea de valor de nuestra base industrial, es imprescindible para nuestra seguridad económica en las décadas por venir.

En Río Piedras, la enseñanza y la investigación en el área de química han tenido impacto significativo tanto a nivel subgraduado como graduado. La facultad ha sido exitosa en motivar a estudiantes a continuar una carrera en las ciencias. Los grados de bachillerato otorgados en química aumentan marcadamente. Entre 1996 y 1999 otorgamos un promedio de 39 por año. Entre 2005 y 2009, conferimos un promedio de 64 por año. Este logro ha sido reconocido en más de una ocasión por la prestigiosa publicación “Chemical and Engineering News”.

Según datos recientes de la Fundación Nacional de las Ciencias, durante el periodo 2002-2006, el Recinto de Río Piedras ocupó el primer lugar en grados conferidos en ciencia a hispanos en todos los Estados Unidos otorgando 206 grados; seguida cercanamente por el Recinto Universitario de Mayagüez con 195 grados y la Universidad de California-Berkeley quien ocupó el tercer lugar con 97 grados. Más del 50% de los estudiantes de bachillerato en química prosiguen estudios graduados en química o en medicina.

El Recinto de Río Piedras tiene mucho que ver en que la Universidad de Puerto Rico haya sido identificada entre las primeras 25 instituciones de educación superior cuyos egresados hispanos de bachillerato continúan exitosamente estudios doctorales en el campo de las ciencias. Ninguno de estos éxitos sería posible sin una facultad altamente comprometida y un estudiantado activamente involucrado en la excelencia académica.

En ellos cobra pleno sentido la inversión que ahora comienza en los laboratorios de química.

Cordial saludo.

1:40 pm - 01/09/2009

Carta del Presidente de la UPR

MEMO SERIADO R-0910-01

7:21 pm - 20/08/2009

Certificación #5 del Año 2009-2010

Resolucin Junta de Sndicos_Page_1Resolucin Junta de Sndicos_Page_2Resolucin Junta de Sndicos_Page_3Resolucin Junta de Sndicos_Page_4Resolucin Junta de Sndicos_Page_5Resolucin Junta de Sndicos_Page_6Resolucin Junta de Sndicos_Page_7Resolucin Junta de Sndicos_Page_8Resolucin Junta de Sndicos_Page_9

11:32 am - 19/08/2009

Presidente de la Universidad de Puerto Rico presenta su renuncia ante la Junta de Síndicos

UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO
OFICINA DEL PRESIDENTE

18 de agosto de 2009

Presidente de la Universidad de Puerto Rico presenta su renuncia ante la Junta de Síndicos

El Presidente de la Universidad de Puerto Rico, Lcdo. Antonio García Padilla, anunció a la medianoche de hoy martes, que presentó su renuncia al cargo ante la Junta de Síndicos de la institución.

La renuncia será efectiva el próximo 30 de septiembre. “Fue una decisión difícil aún cuando desde mi nombramiento me había propuesto que mi ejercicio no pasara del tiempo necesario para encaminar a la UPR como universidad del Siglo 21″, señaló García Padilla, a la vez que animó a los estudiantes, docentes y personal de apoyo a custodiar y acrecentar el capital social que es la Universidad de Puerto Rico.

Durante los ocho años en que ocupó la Presidencia, la UPR adelantó una agenda sustantiva en actualización académica y tecnológica, culturas de investigación, impulso a la filantropía y captación de fondos externos, además, de llevar a cabo la expansión y renovación de infraestructura mayor en su historia, observó García Padilla.

“La Universidad de Puerto Rico es la que el país necesita para transitar, con optimismo, con confianza, los tiempos de hoy, tiempos de reto y destino”, hizo énfasis el Presidente. Destacó el hecho de que, durante su incumbencia, se protegió a la institución de la intervención de intereses ajenos a los valores de saber y servicio a los que se debe la Universidad.

Su renuncia se produce en momentos en que la Junta de Síndicos aprobó una resolución, de manera unánime, en la que reitera su confianza en el Presidente y reconoce el beneficio de sus gestiones de filantropía y de desarrollo institucional con la comunidad interna y externa, en el cumplimiento de sus funciones.

“Con la Universidad atemperada a los requerimientos del nuevo siglo y con la certeza de que se ha afirmado la dignidad institucional, estimo que es hora de finalizar mi mandato, que constituyó el más alto honor de mi vida profesional y personal”, concluyó García Padilla, quien dijo que le aguardan proyectos de investigación y escritura como también el salón de clases en Derecho, su casa universitaria de muchos años.

Enlace:
Luis A. Torres Negrón
Prensa y Comunicaciones
Oficina del Presidente
(787) 759-6051

11:31 am - 19/08/2009

Presidente de la Universidad de Puerto Rico presenta su renuncia ante la Junta de Síndicos

UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO

OFICINA DEL PRESIDENTE

18 de agosto de 2009

Presidente de la Universidad de Puerto Rico presenta su renuncia ante la Junta de Síndicos

El Presidente de la Universidad de Puerto Rico, Lcdo. Antonio García Padilla, anunció a la medianoche de hoy martes, que presentó su renuncia al cargo ante la Junta de Síndicos de la institución.

La renuncia será efectiva el próximo 30 de septiembre. “Fue una decisión difícil aún cuando desde mi nombramiento me había propuesto que mi ejercicio no pasara del tiempo necesario para encaminar a la UPR como universidad del Siglo 21″, señaló García Padilla, a la vez que animó a los estudiantes, docentes y personal de apoyo a custodiar y acrecentar el capital social que es la Universidad de Puerto Rico.

Durante los ocho años en que ocupó la Presidencia, la UPR adelantó una agenda sustantiva en actualización académica y tecnológica, culturas de investigación, impulso a la filantropía y captación de fondos externos, además, de llevar a cabo la expansión y renovación de infraestructura mayor en su historia, observó García Padilla.

“La Universidad de Puerto Rico es la que el país necesita para transitar, con optimismo, con confianza, los tiempos de hoy, tiempos de reto y destino”, hizo énfasis el Presidente. Destacó el hecho de que, durante su incumbencia, se protegió a la institución de la intervención de intereses ajenos a los valores de saber y servicio a los que se debe la Universidad.

Su renuncia se produce en momentos en que la Junta de Síndicos aprobó una resolución, de manera unánime, en la que reitera su confianza en el Presidente y reconoce el beneficio de sus gestiones de filantropía y de desarrollo institucional con la comunidad interna y externa, en el cumplimiento de sus funciones.

“Con la Universidad atemperada a los requerimientos del nuevo siglo y con la certeza de que se ha afirmado la dignidad institucional, estimo que es hora de finalizar mi mandato, que constituyó el más alto honor de mi vida profesional y personal”, concluyó García Padilla, quien dijo que le aguardan proyectos de investigación y escritura como también el salón de clases en Derecho, su casa universitaria de muchos años.

Enlace:

Luis A. Torres Negrón

Prensa y Comunicaciones

Oficina del Presidente

(787) 759-6051

5:25 pm - 13/02/2009

Mensaje del Presidente a la Comunidad Universitaria

12 de febrero de 2009

A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA

Antonio García Padilla

En las pasadas semanas, han circulado documentos anónimos con imputaciones en torno a la Universidad de Puerto Rico. Algunas de las imputaciones llegaron a varios medios de comunicación. También han vuelto a circular documentos sobre la Universidad que se habían explicado antes. Hace algunos días, la Cámara de Representantes aprobó una resolución para investigar en torno al asunto. En esta comunicación, quiero poner el tema en perspectiva.

En la actualidad, el país enfrenta un período de contracción de las finanzas gubernamentales. Esa contracción se suscita en un momento en que la Universidad adelanta iniciativas importantes de capacitación e investigación; en momentos en que la Universidad persigue nuevos coeficientes de interacción productiva entre sus unidades. Ahora, más que nunca, debemos insistir en información certera y comprobable sobre la Universidad, de suerte que se evite que malentendidos o tergiversaciones, anónimas o no, arriesguen el aprecio de que goza esa agenda y los apoyos sostenidos que necesita en este tiempo de estrechez.

Como universitarios debemos modelar transparencia y responsabilidad. Nada menos espera Puerto Rico de nosotros en ésta, como en cualquier otra coyuntura. La Universidad está siempre en la mejor disposición de proveer la información que se solicite sobre su administración y sus operaciones. Ello así, como partícipe de la mejor tradición universitaria, como depositaria de confianza social y de recursos del Estado.

No es este el momento para abordar cada una de las imputaciones hechas recientemente contra la institución. Para ello ya habrá oportunidad. Baste aquí con referirme a varios ejemplos: Uno, alude a una meta que la comunidad universitaria ha señalado como prioritaria: la investigación. Se acusa a la administración de la Universidad de cargar gastos por $2.7 millones en tarjetas de crédito para sufragar actividades sociales. ¿Cuál es la verdad? Bajo la reglamentación institucional se autoriza a los investigadores universitarios la utilización de una tarjeta de crédito para la adquisición de materiales y servicios para los proyectos de investigación en los que participan. Con ello se les facilita el proceso de adquisición de esos productos o servicios que sus proyectos les financian. La suma mencionada corresponde a usos que investigadores del Centro de Recursos para Ciencias e Ingeniería han hecho mediante ese proceso desde los años 1990′s. Demás está decir que estos gastos, como todos los incurridos por la institución, se sujetan a normativas de pre-intervención y auditoría.

Otros ejemplos siguen el mismo patrón: La Universidad no compró una obra de arte para decorar la Oficina del Presidente; se trata de una pieza que adquirió el MUSA, la nueva iniciativa de Museo del Colegio de Mayagüez, obra que se convirtió en portada de Imagen y Palabra, el libro de arte conmemorativo del Centenario de la Universidad. La Universidad no alquila pianos que no sean los necesarios para llevar a cabo conciertos y recitales que forman parte de su oferta cultural. La administración central no tiene, ni remotamente, 90 plazas de confianza. Y así sucesivamente.

No se trata aquí solo de la reputación de individuos o de grupos. Se trata, también, de la reputación de la Universidad. Si en afanes repentinos de avanzar causas de incierta estirpe, se mancillan las bases sobre las cuales podemos edificar el porvenir que anhelamos, no servimos bien a Puerto Rico.

Los tiempos difíciles son también de oportunidad. La Universidad reitera su compromiso con su agenda de docencia, investigación, creación y servicio. Que cuando se mire ésta y cada coyuntura, pueda decirse que la Universidad exhibió razón, cordura y civilidad, que actuó conforme a las expectativas de las mejores tradiciones universitarias, que haló al país hacia más altos estándares de civilización, en vez de añadirle anclajes al statu qua. Y así enseñamos con el ejemplo que es, siempre, la mejor pedagogía.

¡Adelante! ¡Ese es nuestro mensaje!

Cordial saludo.

Ver documento original