Página PrincipalÚltima Hora Última Hora

7:46 am - 04/04/2012

Deceso del Profesor Roberto Rexach Benítez

3 de abril de 2012

CARTA CIRCULAR

A TODA LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA

Ana R. Guadalupe, Ph.D.
Rectora

DECESO DEL PROFESOR ROBERTO REXACH BENÍTEZ

Es con sumo pesar que notificamos el deceso de quien fuera un veterano servidor público, profesor universitario y quien se destacara como Ayudante del ex Presidente de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Dr. Jaime Benítez.  Sus colegas del Recinto de Río Piedras, y la Facultad de Ciencias Sociales, lamentamos la pérdida de quien se distinguiera por su servicio y compromiso con la educación superior de nuestro País.

Rexach Benítez obtuvo un Bachillerato en Ciencias Sociales de la UPR, y una Maestría en Ciencias Políticas de la Universidad de Maryland.  Además, cursó estudios en la Escuela de Derecho de la UPR.  Su carrera profesional en el servicio público inició en la UPR, en el 1958, como profesor de Ciencias Políticas. Luego, ocupó el puesto de Ayudante del Decano de Administración.  En el 1980, fue nombrado como Ayudante del Presidente, Dr. Jaime Benítez.  Durante el período de 1961 al 1967 asumió los cargos de Director y Decano del entonces Colegio Regional de Humacao de la UPR.  Entre el 1967 al 1970, también fungió como Director y Decano del entonces Colegio Regional de Arecibo de este sistema universitario.

A partir del 1973 inició su carrera política.  Del 1992 al 1996 fue el Presidente del Senado, cargo que ostentó hasta 1996.  Éste publicó varios libros, artículos o ensayos, en los que se pueden destacar: “Un sistema de elecciones primarias para Puerto Rico” (1954); “Pedro Albizu Campos, leyenda y realidad” (1959); y “Puerto Rico, un pueblo en la encrucijada” (1964); entre otros.

Fue un servidor público comprometido con su vocación, educador incansable, y se distinguió por su entrega y firmeza a sus ideales.  Sin lugar a dudas fue un servidor público ejemplar cuyo legado tocó también la Universidad de Puerto Rico.  A sus familiares y amigos les extendemos nuestro más sentido pésame.