Página PrincipalÚltima Hora Última Hora

8:19 am - 07/10/2014

¡Estudiante! Ven y ponte tus vacunas aquí en la UPR-16-17 de octubre

hoja-suelta-collage-VPH-VOCES-UPR-OCT-01-(2)

9:33 am - 04/05/2009

Folleto: ALERTA SOBRE VIRUS DE INFLUENZA PORCINA

Categoría: Última Hora ∗ Etiquetas: , ,

¿Qué es la influenza porcina?

La influenza porcina (gripe porcina) es un tipo de influenza que afecta por lo general a los cerdos. En ocasiones, las personas se enferman de influenza porcina. Antes de este reciente brote de influenza porcina, la mayoría de las personas que se enfermaban con este virus generalmente habían tenido contacto cercano con los cerdos. Hay ocasiones en las que una persona con influenza porcina puede transmitirla a alguien más.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la influenza porcina en las personas?

Los síntomas de la influenza porcina son parecidos a los síntomas de la influenza o gripe estacional. Entre ellos se incluyen fiebre, tos, dolor de cabeza, dolor del cuerpo, dolor de cabeza, escalofríos y cansancio. Algunas personas también pueden tener diarrea y vómito.

¿Este virus de la influenza porcina se contagia fácilmente?

En la actualidad, el virus de la influenza porcina se está transmitiendo de persona a persona. En este momento, no se sabe con qué facilidad se transmite este virus de una persona a otra.

 

Si se enferma y presenta alguno de los siguientes signos de advertencia, busque atención médica de inmediato.

En los niños,  los principales signos de emergencia que requieren atención médica inmediata son:

-Respiración agitada o dificultad para respirar.

-Color azulado en la piel.

-Que el niño no esté tomando suficientes líquidos.

-El niño no quiere despertarse ni interactuar con los otros.

-Que el niño esté tan molesto que no quiera que lo carguen.

-Los síntomas similares a los de la influenza o gripe mejoran pero luego regresan con fiebre y una tos peor.  

-Fiebre con sarpullido.

En los adultos,  los principales signos de advertencia que requieren atención médica de emergencia son:

-Dificultad para respirar o se queda sin aliento.

-Dolor o presión en el pecho o el abdomen.

-Mareo repentino.

-Confusión.

-Vómitos fuertes o constantes.

¿Me puede dar influenza porcina por comer o cocinar carne de cerdo?

No. La influenza porcina no se encuentra en los alimentos. Usted no puede contraer la influenza porcina por comer carne de cerdo o sus productos derivados. No hay riesgos si se come carne de cerdo y sus derivados que han sido manipulados y cocinados de manera adecuada.

 

Cualquier duda o necesidad de información adicional, puede visitar nuestras facilidades físicas adyacentes al Centro de Estudiantes y las cuales operan de lunes a jueves en horario de 7:30 A.M. a 8:00 P.M. y los viernes de 7:30 A.M. a 4:30 P.M.

 

¿Qué puedo hacer para evitar enfermarme?

En este momento no hay una vacuna contra la influenza porcina. Pero hay medidas que usted puede tomar para ayudar a prevenir la propagación de gérmenes que causan enfermedades respiratorias como la influenza porcina y la influenza estacional. Siga estas medidas a diario para proteger su salud:

-Cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo desechable al toser o estornudar. Bote el pañuelo desechable a la basura después de usarlo.

-Lávese las manos a menudo con agua y jabón, especialmente después de toser o estornudar. Los desinfectantes para manos a base de alcohol también son eficaces.

-Trate de no tocarse los ojos, la nariz ni la boca. Esta es la manera en que se propagan los gérmenes.

-Trate de evitar el contacto cercano con personas enfermas.

-Si usted se enferma, se recomiendan que se quede en casa y que no vaya al trabajo o a la escuela. No se acerque mucho a otras personas para evitar contagiarlas.

¿Qué debo hacer si me enfermo?

Comuníquese con su médico de cabecera si usted vive en un área donde se hayan identificado casos de infecciones por influenza porcina en personas y se enferma con síntomas parecidos a los de la influenza (entre ellos, fiebre, dolor del cuerpo, secreciones de la nariz, dolor de garganta, náusea o vómito o diarrea). El médico decidirá si hace falta realizar pruebas para detectar la influenza o si necesita que le hagan tratamiento.

Si está enfermo, se debe quedar en casa y evitar el contacto con otras personas tanto como sea posible para evitar propagar su enfermedad a otros.

 

¿Cómo se contrae la influenza porcina?

Usted puede contraer la influenza porcina de dos maneras:

Por el contacto con cerdos infectados o con superficies contaminadas con los virus de la influenza porcina.

-A través del contacto con una persona que tenga influenza porcina. Es probable que la transmisión de la influenza porcina entre las personas ocurra de la misma forma en que se transmite la influenza estacional.

-Se cree que los nuevos virus de la influenza porcina y los de la influenza estacional se transmiten de persona a persona cuando alguien infectado tose o estornuda.

¿Hay medicamentos para tratar la influenza porcina?

El Centro de Control de Enfermedades de Atlanta recomienda dos medicamentos antivirales que se expiden con receta médica para tratar o prevenir la influenza porcina. Estos medicamentos son oseltamivir (nombre comercial Tamiflu®) o zanamivir (nombre comercial Relenza®). Ambos medicamentos recetados combaten la influenza porcina al evitar que los virus de esta enfermedad se reproduzcan en el cuerpo. Si usted se enferma, estos medicamentos pueden hacer que su enfermedad sea más leve y que usted se sienta mejor en forma más rápida. También pueden ayudar a prevenir que ocurran graves problemas de salud. En relación con el tratamiento, los medicamentos son más eficaces si se inician dentro de los 2 días siguientes a la aparición de la enfermedad.

¿Por cuánto tiempo puede una persona infectada propagar la influenza porcina a otras?

Las personas infectadas por el virus de la influenza porcina pueden transmitir la enfermedad mientras tengan los síntomas (fiebre, tos, dolor de garganta, dolores en el cuerpo, dolor de cabeza, escalofríos y cansancio, y en algunos casos diarrea y vómito) y posiblemente hasta siete días después del inicio de la enfermedad. Los niños, especialmente los más pequeños, podrían ser contagiosos durante periodos más largos.