Estudiantes puertorriqueños eligen Europa como destino académico para realizar programas de intercambio

estudiantes

Por Abimarie Rivera Martínez
Estudiante Reportera
Oficina de Comunicaciones
Recinto de Río Piedras – UPR

Fotos por Naylie Vélez Figueroa  

Una de las experiencias más gratificantes que puede vivir cualquier estudiante universitario es tomar la decisión de lanzarse a la aventura de estudiar un semestre o un año en el extranjero, aun a sabiendas de las dificultades y retos que ello podría traer consigo.

Como estudiante graduada y dos veces ganadora de becas para estudiar en México y España, durante mi bachillerato y maestría, respectivamente, puedo asegurar que desplazarme a Centroamérica y Europa por un periodo de siete meses, ha sido una de las mejores decisiones que he tomado a lo largo de mis 27 años.

Cada vez que tengo la oportunidad de orientar a otros alumnos e inspirarlos a perseguir sus sueños, no puedo evitar exhortarlos a tomar su equipaje, comprar un boleto de avión sin rumbo y adentrarse en una cultura completamente distinta para ellos. Esto, con la finalidad de crecer, madurar, desarrollarse como personas y profesionales, y salir de su zona de comodidad, generando, así, cosas nuevas en su vida fuera de lo que hasta entonces han conocido. 

Mi más reciente intercambio lo viví en los suburbios de Madrid, España, específicamente en la Universidad Autónoma de Madrid, gracias a la obtención de la beca del Centro de Estudios de América Latina (CEAL), la cual me dio la oportunidad de residir por un término de siete meses y tomar cursos conducentes al Máster Universitario en Estudios Interdisciplinares de Género.

La ayudantía económica no solo me permitió cumplir mi sueño de educarme en Europa, sino que también me posibilitó recorrer 15 países, entre ellas, varias ciudades de África.

Existe una infinidad de formas de subvencionar un intercambio estudiantil, por lo que los aliento a proyectarse en una vida fuera de nuestro terruño isleño, utilizando alguna de las ayudas estatales y/o federales disponibles para solventar tan enriquecedora vivencia. Todo estudiante merece darse la oportunidad de atreverse a apreciar aquello que sus ojos aún no han visto y replantearse la forma en que percibe la vida.

Experiencias académicas que transforman

Ante la necesidad de diversificar sus conocimientos académicos y experiencias culturales, tres destacados jóvenes del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (RRP-UPR) y de la Universidad del País Vasco, han tenido la conveniencia de cubrir sus estancias académicas dentro y fuera de la isla para continuar su formación estudiantil. 

Paola Navier Nazario, Lierni Cincunegui Saizar y Robert Feliberty Milland, son ejemplo de que “querer es poder” y de que cuando se desea cumplir un sueño se debe perseguir hasta alcanzarlo.

Navier Nazario participará del programa de intercambio el próximo semestre en la ciudad de Rennes, capital de la provincia de Bretaña, al noroeste de Francia. La estudiante de periodismo permanecerá por un periodo de seis meses, y como parte de su formación estudiará francés y literatura en la Université Rennes 2.

“Inicialmente yo me quería ir a España como todo el mundo, pero cuando empecé a estudiar francés me hizo más sentido irme a Francia, para mejorar el idioma y aprender de la cultura”, contó optimista la también aprendiz de idiomas. 

Para costear su intercambio académico estuvo ahorrando dinero durante un tiempo, solicitó un préstamo estudiantil y aseguró la partida económica que obtuvo como parte de la obtención de la Beca Rafael Carrión Jr., la cual le fue concedida por ser hija de una empleada del Banco Popular de Puerto Rico.

La estudiante de origen puertorriqueño, pero de raíces francesas, se mostró orgullosa de su diversidad cultural, la cual heredó de su abuelo paterno, quien era oriundo de la isla de Guadalupe. Además comentó que esta fue una de las tantas cosas que le motivó a aprender el idioma y a irse de intercambio a Francia.

La futura periodista aprovechó la oportunidad para exhortar a sus pares a emprender un intercambio. “Aunque es difícil y tedioso, hagan un intercambio académico. Hay que salir de su zona de confort”, expresó.

Por su parte, Cincunegui Saizar, alumna de intercambio en el RRP-UPR y residente del País Vasco, ha utilizado su intercambio para promover la importancia de la defensa de sus raíces, cultura e idioma natal, el Euskera. Cabe destacar que esta lengua es la de mayor antigüedad en toda Europa y la más hablada entre las regiones españolas de Navarra y País Vasco, así como en ciudades del suroeste francés.

Respecto a las razones que le llevaron a elegir a Puerto Rico como destino académico, destacó que “estuve dudando entre hacer un Erasmus [programa de la Unión Europea para apoyar la educación, la formación, la juventud y el deporte en Europa] en un país en donde pudiera mejorar mi inglés, ir a una excelente universidad o venir a Puerto Rico a disfrutar de los paisajes, la fiesta y estudiar, y entre esas tres opciones elegí a Puerto Rico”.

En cuanto a su experiencia en la isla, Cincunegui Saizar asegura que la suya “ha sido muy buena hasta el momento”. 

“En términos de clases se me hizo un poco difícil hacer amistades, porque ya los grupos estaban conformados, pero luego pude conectar con varias personas y hacer amigos”, dijo la originaria de la Universidad de País Vasco (UPV).

La joven aprovechó su intercambio para completar el requisito de Práctica en Fotoperiodismo en la Oficina de Comunicaciones, Desarrollo y Exalumnos (OCDE) del recinto riopedrense, en donde afirma haber desarrollado la mayoría de su cuadrilla o núcleo de compañeros más cercanos.

“A mí me ha encanta’o estar aquí [en la oficina], compartir con todos y hacer tantos amigos. Cuando me vaya para España sabré que dejo amigos a quienes puedo venir a visitar en Puerto Rico más adelante”, agregó entusiasmada la también fotógrafa.

Mientras que Feliberty Milland, quien completará una estancia de seis meses en la Universidad de Salamanca, contó que eligió esta ciudad, al noroeste de España, “porque es una ciudad hermosa y pequeña que queda relativamente cerca de Madrid, sin tener los costos de una ciudad prominente, así que es perfecta para vivir como estudiante unos meses”. 

El alumno, que cursa su cuarto año en contabilidad en el recinto, estará tomando electivas libres en la Facultad de Bellas Artes de dicha universidad, a la que ansía llegar para “aprender nuevas destrezas y desarrollar una perspectiva global”, así como tener una experiencia académica distinta a la que está acostumbrado. 

Sobre las razones que lo estimularon a iniciar su proceso para educarse en Europa, este insistió en que le motiva “vivir en un lugar nuevo” y desarrollar nuevas experiencias.

“Me motiva la oportunidad de estudiar en una universidad extranjera, conocer una nueva cultura, visitar lugares hermosos, conocer gente, probar otras comidas y, en fin, disfrutar”, manifestó. 

Al igual que todo estudiante que sale de su país por una temporada, Feliberty Milland no descarta recorrer la mayor cantidad de países posibles, pero se mantiene firme en que Austria, Reino Unido y Marruecos, son tres de los destinos que debe visitar antes de regresar a Puerto Rico. 

Aunque reconoció que para perseguir su sueño tuvo que, como la mayoría de quienes anhelan conocer el viejo mundo, recurrir a préstamos estudiantiles, también ha contado con el apoyo económico de sus padres y ahorros personales. 

Su consejo para quienes contemplan dar el salto y explorar todo lo bueno que el mundo tiene para ofrecerles es “que se eduquen sobre todos los programas de intercambio que hay, las ayudas económicas y [se animen] a explorar el mundo”.  

Incrementa la demanda académica y cultural hacia Puerto Rico y España 

Aunque el paso de los huracanes Irma y María produjo una merma en la cantidad de estudiantes que la institución acostumbraba recibir anualmente, la situación ha logrado avanzar hasta la normalidad. Son varios los factores que han abonado a esta recuperación. 

El coordinador de Movilidad Estudiantil del Decanato Auxiliar de Relaciones Internacionales (DARI), Warner Ithier Guzmán, apunta la reconquista a los convenios firmados con instituciones latinoamericanas y europeas, y al impulso que han tenido tanto la página web como las redes sociales del programa. Igualmente, la promoción que pasados alumnos de intercambio le han dado a la universidad, compartiendo sus experiencias, influye en que cada día sean más los extranjeros que eligen Puerto Rico como destino académico y cultural. 

Muchos de los estudiantes que llegaron al recinto durante el semestre de María se regresaron a sus respectivos países y los alumnos de nuestro recinto que tenían previsto irse al extranjero durante el periodo de enero-mayo de 2018 retrasaron su experiencia educativa para enero de 2019. En ese semestre el DARI envió un total de 272 estudiantes al exterior, en su mayoría, a España, país que se ha convertido en los últimos años en el destino preferido de los universitarios puertorriqueños. 

Sobre las razones que han llevado a los boricuas a lanzarse a la aventura en España, Ithier Guzmán explicó que el dominio del idioma, el miedo a fracasar clases en países de habla no hispana y el atractivo del programa Erasmus, que anualmente atrae a miles de estudiantes de toda la Unión Europea, Asia, África y América a dicho país, son solo algunas de las causas que influyen en los puertorriqueños al momento de tomar la determinación de moverse a otro país durante seis meses o un año. Asimismo comentó que otro de los destinos que ha cobrado gran fama entre los riopedrenses es Francia debido a su localización, cercanía a España y viabilidad para mejorar el idioma y recorrer otras ciudades europeas.

Pero lo que muchos alumnos desconocen es que el recinto cuenta con un sinnúmero de convenios disponibles en Latinoamérica y que más allá del continente europeo, existen universidades en nuestra región con altos programas competitivos. Ithier Guzmán aseguró que dentro de América Latina el destino más solicitado es Argentina, seguido por Brasil, país con el que están trabajando en un segundo acuerdo con la Universidad Federal de Brasil, ubicada en la ciudad de Tocantis, al norte de Brasilia, para aumentar su oferta académica y cultural en el país de lengua portuguesa. 

El doctor en Oceanografía Química llegó al DARI en octubre de 2018 y desde entonces asegura haber superado sus propias expectativas. “El semestre pasado de enero a mayo de 2019 recibimos solo 11 estudiantes internacionales y tan rápido como en este semestre [agosto – diciembre 2019] la cifra aumentó drásticamente a 52”, señaló.

No obstante, esto se ha logrado gracias a la alianza creada entre todos los centros educativos del Sistema UPR y la promoción de Puerto Rico como destino entre las instituciones extranjeras con las cuales el recinto tiene consorcio.

“Nuestra meta es recibir al menos 20 estudiantes por semestre”, agregó el también profesor de la Facultad de Ciencias Naturales. 

Durante el periodo actual -de agosto a diciembre-, el recinto ha enviado 45 estudiantes al extranjero y ha recibido 52 visitantes provenientes de México, Uruguay, España, Francia, República Checa, Inglaterra y Estados Unidos. Mientras que el semestre entrante se enviarán 134 alumnos, en su mayoría a España, y se recibirán 45 internacionales procedentes de Estados Unidos (16), Francia (7), España (6), Argentina (1), República Checa (1) e Inglaterra (1).

Cabe destacar que este no ha sido el único logro celebrado por el DARI en estos meses, pues tan reciente como a finales de octubre recibieron con júbilo la noticia de que las seis estudiantes ganadoras de la beca del Centro de Estudios de América Latina (CEAL) son estudiantes del Recinto de Río Piedras. “El año pasado de los seis ganadores [de la beca CEAL] tres fueron estudiantes nuestras, una subgraduada y dos graduadas, y este año nos enteramos que las seis becas recayeron sobre nuestro recinto, aunque dos de las estudiantes declinaron la misma y serán reasignadas a estudiantes de otros recintos. Sin embargo, es bien emocionante saber que nuestros estudiantes se distinguen por ser estudiantes de excelencia dentro y fuera de Puerto Rico”, subrayó. 

Entre los planes a corto plazo que Ithier Guzmán se ha propuesto para continuar promoviendo el principal centro educativo del país, entre las instituciones internacionales, es revitalizar la Asociación Estudiantil “Mentores Boricuas”, la cual busca adentrar a los estudiantes extranjeros en nuestra cultura. “En diciembre haremos una reunión para iniciar un plan de acción, comenzar el proceso de reclutamiento y motivar a otros universitarios a sumarse a esta iniciativa”, indicó. 

“Mi objetivo con esta asociación es que cada mentor adopte un estudiante internacional y lo lleve a conocer la isla, para que ellos se lleven una enriquecedora experiencia cultural al regresar a sus respectivos países y puedan decir que, más allá de la experiencia académica y de la fiesta, pudieron conocer al país que los acogió durante su intercambio”, concluyó.