Directora del Instituto de Manejo de Desastre en el Área de Salud Mental de SUNY visita recinto para brindar adiestramientos

adiestramiento

Por Naylie Vélez Figueroa
Estudiante Reportera
Oficina de Comunicaciones
Recinto de Río Piedras – UPR

Foto por Héctor Suárez De Jesús 

 

Un grupo de expertas en salud mental de la Universidad Estatal de Nueva York (SUNY) visitó recientemente el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (RRP-UPR) para capacitar a 50 personas, entre las que destacan profesores y estudiantes del campus, en el ámbito de manejo de crisis y trauma durante eventos catastróficos. 

Tras un esfuerzo efectuado por la Facultad de Ciencias Sociales, la directora del Instituto de Manejo de Desastre en el Área de Salud Mental de SUNY, Amy Nitza, la subdirectora de la división, Karla Vermeulen, y la manejadora de programas especiales, Cassandre Surinon, adiestraron a los presentes con el fin de ayudar a las comunidades afectadas por los sismos que sacuden a la isla desde el pasado 28 de diciembre.  

adiestradoras
De izquerda a derecha: Karla Vermeunen, Amy Nitza, Cassandre Surinon

El adiestramiento, que se llevó a cabo en la Escuela de Arquitectura del recinto riopedrense, permitirá que docentes y estudiantes graduados de los programas de Trabajo Social, Psicología y Consejería en Rehabilitación (CORE) ofrezcan primeros auxilios psicológicos desde sus respectivos centros de práctica, que incluyen el área sur, según la directora de la CORE, doctora Maribel Báez Lebrón. 

“Estos adiestramientos ofrecerán competencias adicionales a los estudiantes graduados de las tres disciplinas para que realicen intervenciones de manejo de trauma de manera eficaz […] dentro y fuera de la comunidad universitaria, particularmente en el área sur”, expresó la profesora Báez Lebrón. 

Asimismo, agregó que los participantes de la iniciativa podrán ayudar a los ciudadanos a restablecer su balance emocional a través de distintas actividades organizadas por el Comité Solidaridad en Marcha y el Proyecto PATRIA, integrado por varias iniciativas que comprenden diversas unidades y proyectos institucionales. 

“Estos adiestramientos también permiten que los adiestrados se conviertan en adiestradores, y puedan continuar capacitando a otros profesionales, estudiantes y [miembros de la] comunidad”, añadió. 

Gallitos y Jerezanas brindan apoyo emocional en el sur

Como parte de los esfuerzos realizados para asistir a las comunidades sureñas, el Comité Solidaridad en Marcha y el Proyecto PATRIA desarrollarán un conjunto de cuestionarios que permitirán evaluar las necesidades que tienen los residentes en Lajas, Guayanilla, Guánica, Yauco y Peñuelas luego de los fuertes sismos.

Aunque inicialmente la participación de los estudiantes graduados de los departamentos especializados en salud mental era voluntaria, los Gallitos y las Jerezanas formarán parte del proyecto a través de sus programas de internados al iniciar el semestre. 

“Aunque nosotros tenemos unas formaciones en estas áreas [consejería, psicología y trabajo social], definitivamente esto era súper conveniente, porque complementaba lo que ya sabíamos con la parte que nos hacía falta  y con lo que hemos visto en las comunidades […]. Ahora estamos más frescos y con más herramientas”, expresó Jovanna Figueroa Santos, estudiante de último año de maestría. 

La residente en Yauco también indicó que espera llegar a las comunidades que realmente necesitan los servicios a través de esta iniciativa compuesta por un equipo interdisciplinario. 

“En estos momentos, estamos hablando de las ayudas físicas que ha brindado el país, pero hay una necesidad, una carencia de salud mental, como hablaron las conferenciantes. La expectativa sería hacer que este servicio llegue de la forma más directa posible y poder impactar a las comunidades que lo necesitan”, concluyó la universitaria. 

Por su parte, Natalia Beatriz Hernández Galarza, también estudiante de CORE, indicó que la información suministrada en el taller es concerniente para la ciudadanía, incluso para las personas que no se dedican al campo de la salud. 

“Este tipo de información es bien pertinente para cualquier campo, incluso fuera del campo de la salud mental, porque cualquier persona tiene la capacidad para aprender sobre estos temas, y poder brindar esa primera asistencia que puede necesitar un sobreviviente de algún evento natural”, comentó. 

Hernández Galarza, quien en el pasado asistió a los damnificados de los huracanes Irma y María, hizo mención al rol de los profesionales de la salud mental, sobre todo en los últimos años. 

“Entiendo que nosotros tenemos un rol bien importante cuando se trata de estos acontecimientos sociales sobre todo, teniendo en cuenta que la población puertorriqueña está pasando por una serie de eventos en la que se encuentra bien vulnerable”, sostuvo.

Además, mencionó que, aunque los puertorriqueños están “agotados después de varios años de muchos cantazos”, es importante que cada ciudadano valide sus capacidades para manejar un evento de crisis. 

“Quizás entendemos que no somos capaces de trabajar la situación, porque lo vemos como un monstruo demasiado grande, pero en el conocimiento está el poder”, opinó.

Sobre su práctica asistiendo a los sobrevivientes de los ciclones tropicales que azotaron a la isla en septiembre de 2017, la estudiante de maestría admitió que es un proceso agotador, pero gratificante. 

“Tengo que decirte que es bien estresante, pero, a la misma vez, es una recompensa bien grande, porque estás ayudando. A lo mejor puedes estar 15 minutos con una persona, como estaban diciendo aquí los recursos, pero esos 10 o 15 minutos pueden cambiar muchas cosas”. 

Partiendo de su experiencia con el proyecto Anímate de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA), la joven señaló que decidió colaborar con el Proyecto PATRIA en busca de mejorar.

“Yo me remonto a lo que fue el proyecto Anímate y quise, desde la experiencia, aportar do’s and dont’s– recomendaciones sobre cosas que se debían hacer, y cosas que yo entendía que se hicieron, pero que no eran necesarias”. 

En cuanto a PATRIA, Hernández Galarza indicó que siempre ha tenido altas expectativas sobre la iniciativa que pretende atender las necesidades de salud mental de los ciudadanos y ciudadanas de Puerto Rico

“Con el proyecto PATRIA, desde que comencé, siempre he tenido expectativas bien altas porque somos estudiantes, pero estamos bien preparados. Yo siempre he creído mucho en la preparación que nos da el sistema UPR”, dijo. 

Con el pasar del tiempo, sus esperanzas en el Proyecto se mantienen. 

“Yo entiendo que el tiempo me ha dado la razón. El año pasado terminamos con unos números excelentes e impactamos a muchas personas de todo tipo y de todas las edades. Mi expectativa con este proyecto realmente es poder llevar nuestras carreras a algo más, y darles un significado más allá de un escenario clínico, que nos vean como un ente de apoyo”, puntualizó. 

Otros esfuerzos

Además de este proyecto, el Comité Solidaridad en Marcha repartió suministros en Lajas, Guayanilla, Yauco y Peñuelas en respuesta a la iniciativa La Universidad al servicio del país

Asimismo, se sumó a otros esfuerzos creados por el Recinto de Mayagüez de la UPR, la Asociación de Psicólogos de Puerto Rico, el Colegio de Trabajo Social y el Colegio de Consejería en Rehabilitación.