Espléndido cierre de campamento Gallitos y Jerezanas de la UPR

0

Por Tania G. Díaz Camacho

La función de cierre del  campamento de verano UPR Gallitos y Jerezanas contó con el auditorio lleno del Anfiteatro 1 de la Facultad de Educación de la Universidad de Puerto Rico recinto de Río Piedras.  Ante una audiencia compuesta mayormente por los familiares emocionados de los participantes del campamento,  se presenció un espectáculo de primera, en la que los artistas-los participantes- demostraron su talento en el lenguaje corporal, baile, teatro y arte pictórico.

Este año el campamento fue dedicado a la concientización sobre la luz y la energía renovable. Cada pieza allí presentada demostraba de una forma u otra la importancia sobre la conservación de nuestro recurso natural, la luz.

“Nosotros siempre nos unimos a la UNESCO, la UNESCO todos los años escoge un tema para celebrar y hacer conciencia, este año ellos estaban celebrando el año internacional de la luz y las tecnologías de energía y nosotros nos unimos e hicimos un sinnúmero de actividades” explicó Ana Luisa Rivera Collazo directora auxiliar del campamento sobre la edición de este verano titulado “El año de la luz”
La primera pieza fue compuesta por la obra teatral titulada “Jugando con la luz creando conciencia del ecosistema*” dirigida por Alejandra Colchado. En un escenario sin luz se levantaban las figuras de la Tierra, hongos, flores, estrellas, peces, mares y fuego, que contaban la historia de la formación de nuestro planeta y como la luz toma un papel importante en ese proceso.

La luz es representado como lo que otorga vida, y se ve a lo largo de la obra como este va sufriendo cambios hasta quedar atrapado en una bombilla, a lo que se escuchan las voces de los niños alertando sobre la necesidad de una conciencia sobre nuevas formas de energía que sean renovables. Es también la luz protagónica en formas de conceptualizar la idea de la obra al utilizar luz ultra violeta, que reflejada en las figuras, creaba un efecto mágico en el escenario.

La organización y ejecución tanto de la obra como las piezas utilizadas para representar los distintos elementos fue impresionante dejando al público con ganas de ver más.

“Es importante que ellos aprendan del medio ambiente, obviamente ellos son los que van a tener que vivir en los próximos años y el mundo esta bastante deteriorado, que adquieran conciencia” dijo Esther Jeanis, mamá de la jerezana Camila Soto de 8 años de edad, referente a el impacto del campamento en su hija quien participó en la obra.

El Campamento Verano UPR Gallitos y Jerezanas fue dedicado este año al paramédico Rafael Feliciano, rayo de luz en el campamento quien estuvo a cargo de la seguridad de los participantes, y trabajó mano a mano con los talleristas y maestros en cada actividad que se proponían hacer.

Los distintos grupos del campamento dejaron claro en sus presentaciones de baile en  el escenario, que la energía es luz. Cada gallito y jerezana del campamento brilló por su propia luz, haciendo a la audiencia deleitarse con las nuevas formas de baile, la creatividad e inventiva de la generaciones más jóvenes.

“Ellos tuvieron varios talleres acerca de la luz, pero más de acerca de la luz, es crearle conciencia desde temprana edad a los niños de la importancia de la luz y como nosotros conservar ese ambiente, a través de la luz natural” comentó Margarita del Valle, líder de 7A o mejor conocidos como el grupo de las luciérnagas.

El campamento Gallitos y Jerezanas  se realiza cada verano en el mes de junio y este ofrece una gran variedad de deportes poco convencionales en los que se destacan la esgrima, arco y flecha, kayaks, zumba, entre otros. El campamento también sirve al crecimiento personal de cada participante en el que aprenden sobre el trabajo en equipo, disciplina, valorar el ambiente y el poder expresarse creativamente. El programa está pensado en mantener al niño o niña activo pero pensante, lo que emula a un pensamiento crítico a la vez que se ejercita.

“Nosotros ofrecemos recreación de calidad, aquí nosotros estamos buscando que los chicos aprendan y se desarrollen como seres humanos, no solo física, si no espiritual y emocionalmente, y que desarrollen también una conciencia humana” estableció la directora auxiliar del campamento.

Share.