Página PrincipalÚltima Hora Última Hora

10:41 am - 08/07/2011

Dr. Ricardo Alegría Gallardo, Puertorriqueño y Académico Ejemplar

7 de julio de 2011

CARTA CIRCULAR
A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA

Ana R. Guadalupe, Ph.D.
Rectora

DR. RICARDO ALEGRÍA GALLARDO, PUERTORRIQUEÑO Y ACADÉMICO EJEMPLAR

El Recinto de Río Piedras se une al luto por el fallecimiento de un ser humano excepcional, puertorriqueño y académico ejemplar, Don Ricardo Alegría. La comunidad universitaria lo recuerda y celebra su vida como uno de sus egresados, profesores e investigadores más preclaros y fecundos, y un ejemplo edificante de la aportación de la Universidad al enriquecimiento de la vida del país.

Ricardo Alegría cursó sus estudios de bachillerato en la Universidad de Puerto Rico, de donde se graduó en 1942. Posteriormente completaría su maestría en antropología e historia en la Universidad de Chicago (1947) y su doctorado en antropología en la Universidad Harvard.

En 1945 comienza a enseñar en la Facultad de Humanidades donde dicta las cátedras de historia y de arqueología de Puerto Rico. En 1947 fundó el Centro de Investigaciones Arqueológicas y Etnológicas de la Universidad de Puerto Rico, importantísima iniciativa que puso en práctica un programa de excavaciones e investigaciones. Como resultado de esos estudios pioneros hubo de alterarse las nociones prevalecientes sobre la periodización de las culturas pre-hispánicas en Puerto Rico y El Caribe. En la Facultad de Humanidades fue también director del Museo de Antropología, Historia y Arte de la Universidad.

En su gestión pública, Don Ricardo fue fundador del Instituto de Cultura Puertorriqueña, del Archivo Histórico de Puerto Rico y de la Biblioteca General de Puerto Rico, de la Escuela de Artes Plásticas y posteriormente del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe, y el Museo de las Américas.

Reconoció el valor de la preservación de las zonas y edificaciones históricas de la Isla. Así promovió la conservación y restauración de estructuras como el Convento los Dominicos, la Iglesia de San José, el Seminario Conciliar de San Ildefonso, la Casa Blanca, la Casa de los Contrafuertes, en el Viejo San Juan, y de muchas otras como la Iglesia Porta Coeli en San Germán.

Los resultados de sus investigaciones y estudios quedan recogidos en decenas de libros, y cientos de ensayos, artículos y reseñas.  Como divulgador, fue pionero también en el cine documental y cultural,  y fundador de dos importantes revistas: la del Instituto de Cultura Puertorriqueña y la del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe.

Recibió múltiples distinciones y premios que honraban su entereza y vida, entre ellas, el galardón Cronic-Shield Award, que otorga el National Trust for Hispanic Preservation de los Estados Unidos, Medalla Centenario Pablo Neruda (2004), Premio de la National Education Association de Estados Unidos, en Derechos Civiles (1998), Medalla “James Smithson” Smithsonian Institution, Washington D.C. en ocasión del Bicentenario de dicha institución (1996), Premio Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio, otorgado por los Centros Latinoamericanos para la Conservación del Patrimonio (1995), Medalla “Picasso” de la UNESCO (1993), Premio “Charles Frankel” Humanista del Año, de la Nacional Endowment for the Humanities, Washington D. C., entregado por el Presidente de los Estados Unidos de América, Bill Clinton (1993), Humanista del Año por la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades (1990), Condecoración de Isabel la Católica Otorgado por el Gobierno de España (1987).

Entre las universidades que han reconocido el valor de su obra se encuentran: la Católica de Puerto Rico, el New York University, la del Sagrado Corazón, la Iteramericana y el propio Centro de Estudios Avanzados. En el 1974 la Universidad de Puerto Rico lo designó Profesor Emeritus.

El Recinto de Río Piedras, su Alma Máter, despide a uno de los suyos, puertorriqueño y académico ejemplar repitiendo las palabras del poeta Antonio Machado: “Sólo sabemos que se nos fue por una senda clara diciéndonos: Hacedme un duelo de labores y esperanzas. Sed buenos  y no más, sed lo que he sido entre vosotros: alma”.