Rise Up: Un proyecto que junta tres recintos de la UPR a trabajar por Puerto Rico

grupo de trabajo

Por Priscilla M. Malavet Alvarado
Estudiante Reportera
Oficina de Comunicaciones
Recinto de Río Piedras – UPR

Fotos Ángel X. Masa De Jesús
Estudiante Fotoperiodista

La búsqueda de soluciones a algunos de los problemas, tras los devastadores huracanes recibidos el pasado año, une hoy a los recintos de la Universidad de Puerto Rico, Río Piedras, Mayagüez y Ponce, para desarrollar en colaboración el proyecto Rise Up.

Rise Up cuenta con una subvención de $1,485,215 de la Fundación Nacional para la Ciencia (NSF, por sus siglas en inglés), cuya vigencia se extenderá por cinco años. La subvención de NSF se subdivide en una asignación de $373,685 para Río Piedras, y el resto será otorgado a Mayagüez, ya que comprende un subaward para Ponce.

Como parte de la iniciativa, se formula una nueva secuencia curricular, con énfasis en estudios interdisciplinarios sobre la planificación y ejecución de estructura resiliente y sostenible en Puerto Rico, y se busca reajustar las profesiones de arquitectura e ingeniería a las necesidades de una realidad post María.

La propuesta fue sometida por la profesora de ingeniería del recinto mayagüezano, Dra. Carla López del Puerto como profesora investigadora principal, y el arquitecto y psicólogo social-comunitario en el recinto riopedrense, Dr. Humberto Cavallín Calanche, como co-profesor investigador, con el fin de abonar herramientas interdisciplinarias a los esfuerzos actuales de recuperación en la isla y preparar a los estudiantes para abordar futuros retos de planificación en la infraestructura sometida.

“Los daños causados por el huracán María mostraron la vulnerabilidad de la infraestructura en Puerto Rico y provocaron que tomáramos conciencia de que debemos estar mejor preparados para enfrentar huracanes y otros fenómenos naturales, como terremotos, a los que la isla está expuesta. Para lograrlo debemos diseñar y construir infraestructura que resista el impacto de estos fenómenos”, expresó López del Puerto. “El aumento de la conciencia pública sobre la vulnerabilidad de nuestra infraestructura creó una oportunidad para que estudiantes de ingeniería y arquitectura colaboren y provean soluciones interdisciplinarias. Este proyecto nos permitirá reclutar estudiantes y prepararlos para que se conviertan en profesionales capacitados para diseñar y construir la infraestructura sostenible y resiliente que Puerto Rico tanto necesita”, añadió.

Para este currículo se seleccionarán, aproximadamente, 20 estudiantes por año, de todos los recintos, por lo que al culminar la propuesta unos 110 estudiantes habrán obtenido los conocimientos y las experiencias, explicó el profesor de la Escuela de Arquitectura UPR, Cavallín Calanche.

El currículo cuenta con dos fases, donde los estudiantes podrán adquirir nuevos conocimientos y desenvolverse en un campo interdisciplinario en clases híbridas, es decir, presenciales y en línea. La primera consiste en una serie de cursos generales acerca de diseño sostenible, práctica interdisciplinaria, entrenamiento en el uso de programas, entre otros. Mientras que la segunda fase se enfocará en la parte de aprendizaje en el campo, mediante las prácticas e internados en agencias gubernamentales, ONGs o empresas privadas, que darán paso a la experiencia del estudio de casos reales. Esto apoyaría la realización de una base de datos creada por los mismos estudiantes.

Actualmente, el currículo propuesto, se encuentra en su primera etapa de reajuste y comenzará a implementarse en el semestre académico de agosto 2019. No obstante, se iniciará el reclutamiento de estudiantes, la mayoría de arquitectura e ingeniería a nivel de bachillerato, durante el semestre de enero a mayo 2019.

El equipo de Rise Up lo completan los co-investigadores principales: Dr. O. Marcelo Suárez (Departamento de Ciencias de Ingeniería y Materiales, RUM), Dr. José Perdomo Rivera (Departamento de Ingeniería Civil y Agrimensura, RUM), Dr. Jonathan Muñoz Barreto (Departamento de Ingeniería Civil y Agrimensura, RUM) y el Prof. Antonio Zaragoza (Departamento de Ingeniería, UPR-Ponce).

Un proyecto pensado para los estudiantes

“La mayor parte del financiamiento recibido va a los estudiantes”, indicó Cavallín Calanche. “Más del 80% de los fondos son para cubrir gastos de los estudiantes que participen en el programa. Esto incluye la matrícula para los cursos, ayudas para ir a viajes relacionados con el currículo, financiamiento para las herramientas necesarias a utilizarse y los internados en los que vayan a participar”, precisó.

Según Edgardo Agosto Pagán, estudiante partícipe del programa piloto, cuando se comenzó la secuencia curricular, hace cinco años atrás, para ellos fue indispensable poner en práctica la comunicación y el trabajo interdisciplinar, porque era la primera vez que los estudiantes de arquitectura tenían un acercamiento real con los estudiantes de ingeniería de Mayagüez, que es tan importante porque su trabajo siempre va en conjunto.

Presencia estudiantil

Por otro lado, miembros del Consejo de Estudiantes de la Escuela de Arquitectura, (CEEA), han estado presentes en el desarrollo de la actualización de la secuencia. En conjunto con el Dr. Cavallín, han sometido propuestas e ideas para que los cursos también tomen en cuenta las preocupaciones y aspiraciones de los futuros arquitectos.

“El Consejo ha trabajado arduamente para que este proyecto se retomara y continuara porque tiene mucho potencial”, comentó Nelmaris Camacho García, quien forma parte del CEEA. “Es indispensable que los estudiantes comencemos lo más temprano posible en nuestra formación a colaborar y entender otras disciplinas. Del mismo modo, ver cómo la arquitectura puede aprender de y aportar a otras disciplinas, nos ayuda a que nosotros como arquitectos podamos afrontar con más seguridad las dificultades que se nos presenten en el campo”, añadió.

Un ejercicio que rindió fruto

Esta no es la primera vez que Río Piedras y el RUM realizan un proyecto entre recintos. Resulta que hace cinco años se intentó impartir una secuencia parecida, en la cual estudiantes de arquitectura e ingeniería tomaron unos cursos de práctica integrada en el área de Manejo de Construcción, con vías a convertirse en una segunda concentración, pero el proyecto entró en una pausa hasta el año pasado.

Si desea más información sobre la secuencia curricular Rise Up puede comunicarse vía correo electrónico a: riseup@uprm.edu.