Estudiante de la UPR en Río Piedras gana prominente Beca Barry M. Goldwater

kevin ortíz

Por Naylie Vélez Figueroa
Estudiante Reportera
Oficina de Comunicaciones
Recinto de Río Piedras – UPR

Tras indagar en los campos de la astronomía y la física, Kevin N. Ortiz Ceballos, estudiante del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (RRP-UPR), obtuvo una de las subvenciones más importantes de las ciencias, ingeniería, tecnología y matemáticas (STEM) otorgada por el Congreso de los Estados Unidos. 

El joven, quien cursa su cuarto año de bachillerato en la Facultad de Ciencias Naturales, resultó uno de los ganadores de la Beca Barry M. Goldwater, que apoya a universitarios con potencial para convertirse en la nueva cepa de investigadores de la nación norteamericana. 

“La competencia por la Goldwater es alta. Me siento muy feliz de haber podido representar tanto a mi Recinto de Río Piedras como a Puerto Rico en esta competencia”, afirmó el toabajeño de 21 años. 

Ortiz Ceballos, quien además cursa una segunda concentración en Filosofía, fue el único estudiante, a nivel isla, en ganar este año la distinción, que supone un alivio económico en su carrera universitaria. 

“Decidí solicitar a la beca Goldwater porque la reconocí como una gran oportunidad tanto financiera como de carrera. La Goldwater contribuye significativamente a los costos de matrícula de sus estudiantes, y es además un galardón reconocido a nivel nacional en los campos de STEM en los Estados Unidos”, añadió. 

En sus inicios como investigador, el estudiante utilizó el Radiotelescopio de Arecibo para “estudiar estrellas con planetas potencialmente habitables”. 

A través del Planetary Habitability Laboratory (PHL) y bajo la mentoría del profesor Abel Méndez, este joven ha colaborado en diversos proyectos teóricos del laboratorio.

Además, ha realizado observaciones del segundo cometa interestelar en llegar al sistema solar, el 2I/Borisov, proyecto que, según el universitario, ha tenido mayor impacto en su carrera profesional. 

“Creo que definitivamente el proyecto de observación del cometa interestelar 2I/Borisov ha sido el más consecuente a mi carrera. 2I/Borisov es solo el segundo cometa interestelar en ser descubierto, y el primero en mostrar una coma (una pequeña atmósfera que parece una cola). Esta coma puede ser investigada por un telescopio como el de Arecibo, por lo cual inmediatamente supe del descubrimiento de 2I/Borisov en septiembre del 2019, decidí encabezar una propuesta de observación con la cual pude realizar varias observaciones de la coma del cometa para conocer mejor su contenido”, aseguró el también participante del Programa de Honor. 

Entre sus otras experiencias académicas y profesionales, destacan internados en el Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics, bajo la supervisión del doctor Sam Quinn, y en la Escuela de Interferometría del Submillimeter Array (SMA), un importante radio telescopio en Hawaii. 

En la actualidad, el científico en formación trabaja un proyecto propio con el SMA, donde estudia colisiones de galaxias. También, redacta una tesina subgraduada sobre la detección de exoplanetas con radio telescopios, que sirve como un enlace entre sus dos intereses: los planetas y la radio astronomía.

“Elegí estudiar física y astronomía debido a mi fascinación con el universo y con el cielo nocturno, una que he tenido desde pequeño. Para mí la astronomía es una ciencia singularmente hermosa, porque usamos el universo entero como nuestro laboratorio, y estudiamos fenómenos mucho más grandes que nosotros mismos”, expresó. 

El estudiante aprovechó la oportunidad para aconsejar a los estudiantes que, el próximo año, deseen solicitar la competitiva subvención.

“A los estudiantes interesados en solicitar a la Goldwater, les diría que trabajen temprano en su solicitud, ya que la fecha límite para solicitar es en enero. Deben contactar al Dr. García Arrarás con tiempo para tramitar su solicitud. Igualmente, pueden contactarme a mí con cualquier duda sobre el proceso”.

Ante la falta de programas graduados de esta disciplina, el estudiante realizar un doctorado fuera de Puerto Rico y, tras concluir sus estudios, regresar a la isla para enseñar astronomía y apoyar a estudiantes interesados en el campo.

Por su parte, el presidente de la UPR, el Dr. Jorge Haddock, resaltó la importancia del logro de Kevin para el principal centro docente de Puerto Rico y el gran ejemplo que representa para la comunidad universitaria.

“Nuestras felicitaciones a Kevin por recibir esta importante y merecida subvención, una de las más destacadas de las ciencias, ingeniería, tecnología y matemáticas. Este es el resultado de su esfuerzo, talento, conocimiento y compromiso para alcanzar y desarrollar su vocación. Es un modelo de inspiración y orgullo para nuestra comunidad universitaria, en el contexto global en que necesitamos más científicos e investigadores. Cuenta con el apoyo de su universidad, enhorabuena,” expresó Haddock.

Mientras para el doctor Luis A. Ferrao, rector del Recinto de Río Piedras de la UPR, este logro del joven Ortiz Ceballos “es un nuevo testimonio de la calidad excelsa de los estudiantes que se forman en nuestra institución y de lo que son capaces de lograr con su talento y dedicación”. “También es ejemplo de la categoría de nuestros docentes como forjadores de quienes habrán de tomar las riendas del país en un momento tan vital para Puerto Rico”, añadió. “A este joven gallito y a todas las personas que han sido parte de su formación, mis más cálidas felicitaciones”.

La Beca Barry M. Goldwater y Excelencia en el Programa de Educación fue creada por el gobierno federal, en 1986, para honrar la memoria del exsenador Barry Goldwater. Entre sus principales objetivos, está promover los estudios, mediante la concesión de becas, de universitarios que deseen realizar una carrera en los campos STEM.